Inspira a tu cliente e invítale a tomar acción con tu propia historia personal

historia personal

Una historia personal puede ser el mayor motivo de inspiración para cualquier persona que busca tomar acción. No son datos, no son estudios ni teorías. Son fragmentos reales de vida de alguien como nosotras. Por eso, es tan importante saber elegir bien ese fragmento tan personal.

Pero, especialmente, saber transmitirlo desde la cercanía y la honestidad.

Se convierte entonces en un factor clave y estratégico para llamar la atención y seducir a nuestro potencial cliente.

Por eso, tu historia personal puede ser tu mayor reclamo y fuente de atracción en tu negocio.

Es habitual que, cuando empezamos a escribir nuestros textos nos quedemos paralizadas, sin saber que redactar. Es normal. Seguro que ya has oído hablar del miedo a la página en blanco.

Por eso me gustaría contarte un pequeño secreto.

Cómo escribir tus textos e impactar en tu audiencia

Se trata de una recomendación que me dio mi amigo Josepe García.

Imagina que lo que vas a escribir es simplemente un borrador. Solo eso. De esta manera no te enfocas en hacerlo perfecto. Tan solo te centras en ese texto como un simple borrador previo.

Es de esta forma como tomas acción. Como empiezas a crear y a dejar que fluyan tus ideas. Para retocar, añadir, eliminar o, en general, mejorar tus mensajes ya tendrás tiempo.

Al final se trata de eliminar esa presión. Cuando redactamos un borrador, de una forma inconsciente, eliminamos cierta responsabilidad.

Algunas de las ventajas de enfrentarse a la página en blanco de esta manera son:

  • Tu texto fluye con mayor naturalidad
  • Sucede que, en gran parte, al escribir sin presión, el resultado es más honesto, efectivo y dinámico. Cuando lo acabes y lo leas, comprobarás que, prácticamente, ese será el documento definitivo, ¡Si, si! Lo que oyes.
  • Plasmamos las ideas iniciales de una forma más precisa y directa.

En definitiva, El borrador que has escrito te servirá para plasmar la idea que tenías pensada.

Mejor hecho que perfecto, recuérdalo.

Transmitir tu historia: el mejor ejemplo para tu cliente

Ya lo hemos hablado: todas y todos tenemos una historia que contar.

Pero para redactarla de forma eficaz necesitas conocer muy bien la persona a quién te diriges.

Por eso es tan importante conocer cuál es tu cliente ideal. De esta manera es cómo si, al escribir, hablases a una persona en concreto y nos permite empatizar y focalizar en nuestro mensaje.

Un dato: la página de «sobre mí» es, habitualmente, la segunda página más visitada de una web. Incluso más que los servicios que puedas ofrecer.

Por eso mismo no solo vas a hablar sobre ti, si no de cuál es tu misión y de cómo puedes ayudar tú a esa persona que te está leyendo.

Pasos para crear una historia que enamore

Voy a detallarte los pasos que tienes que seguir:

1. Primero busca un título con gancho. Por ejemplo: «Empieza a mirar por ti«, «Consigue vivir más en paz«, o «Dale espacio a lo que sientes«. Se trata de conseguir una frase que genere curiosidad para que la persona quiera seguir leyendo.

2. Tu historia siempre tiene que ir acompañada de una imagen tuya. Me encuentro con muchos clientes que ni siquiera ponen una foto suya en este apartado. Por favor no te escondas y comienza a generar confianza.

3. Explica tu para qué. Menciona el problema que le vas a ayudar a solucionar

4. Cuéntale cómo vas a ayudarle. Cuál es tu método.

5. Ahora si, redacta tu historia. Quiero que seas lo más auténtico y que muestres lo que sea necesario.

Piensa que será tu parte más vulnerable y humilde. Esa que conecte con la persona que te lea.

Tu cliente ideal tiene que resonar (incluso sentir emoción) con tu historia.

Quiero que cuentes tu historia de transformación, la que te ha llevado a hacer lo que haces en estos momentos en tu proyecto.

6. Incluye curiosidades sobre ti. Esto siempre genera cercanía. Por ejemplo usa frases reales como: «Soy familia numerosa«, «Me encanta la lluvia acompañada de una buena película«, o «intento cuidar mi alimentación aunque siempre acabo pecando con chocolate«. Muestra tu lado más humano.

Un detalle importante: tu historia no es un curriculum. Está bien que expliques cuál es tu formación, pero no en plan listado de estudios.

Y no olvides escribir todo en primera persona.

Esta historia no debería abarcar más de 20 frases.

Las historias inspiradoras invitan a la acción

Al final, tu «sobre mí» o cualquier artículo que escribas en tu blog, siempre tiene que ir acompañado de una llamada a la acción.

Una llamada a la acción invita a que los lectores puedan tomar acción impulsados por tu historia y por tu contenido. Una acción que tú, previamente has planificado estratégicamente.

Algunos ejemplos serían: «¿Quieres contactar conmigo y vemos si te puedo ayudar? Aquí te dejo una sesión gratuita de 20 minutos», o «Descarga gratis las 4 meditaciones para bajar tu actividad mental».

Estos son llamadas a la acción que siempre tendrás que tener al final de tus artículos,

Y, en este caso particular, al final de tu «sobre mí».

Vale, pues ahora que te he explicado cómo escribir tu «sobre mí», solo te falta ponerte en acción.

Y recuerda hacer solo un borrador.

¡Venga! ¡A por ello!

¡Hasta pronto!

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YA CASI ESTAMOS...

Rellena estos datos para que pueda contarte más: